LA DESCOGOBERNANZA

LA DESCOGOBERNANZA

LA DESCOGOBERNANZA

Circuló un tuit el pasado sábado con un fotomontaje o meme en el que, bajo el membrete del Boletín Oficial del Estado, aparecía el clásico capítulo que abre cada número, el de “Disposiciones Generales” y un gran espacio en blanco acaparado en enormes letras mayúsculas por el mensaje: “Haced lo que os dé la pe punto gana”.

Decayó el estado de alarma esa noche y aquí estamos los españolitos, más despistados que un pulpo en un garaje.

El gobierno central parece que no quiere gobernar y mira a otro lado y se pone a silbar: a mí que me registren. Solo falta que el inefable Simón diga algo así como: “Será cosa de dos o tres siglos, no creo que mucho más”. Los gobiernos autonómicos, en plan “Sálvese quien pueda” deshojan sus margaritas a la hora de decidir (sí, no, sí, no) las medidas que adoptan para contener la pandemia que, ¡ojo!, ahí sigue… y que Dios nos pille vacunados aunque sea con la Sputnik. Los tribunales de justicia han sido los últimos invitados a sumarse a la ceremonia de la confusión merced al decreto ley del gobierno que los constituye como decisores de la validez o no de las medidas autonómicas. Si antes había cogobernanza, esto, señores, parece la descogobernanza o la multicogobernanza. Pasen y vean.

¿Va a resultar acaso que valdrá más la opinión de un juez que la de un epidemiólogo? No me cabe duda de que los gobiernos consultan a los científicos expertos antes de tomar sus más o menos acertadas medidas, con toda la buena voluntad que hay que presuponerles a todos ellos sin excepción. Hay que ir avanzando según va evolucionando la situación sanitaria, como es lógico, pero no según evolucionen las neuronas de los jueces de turno, que ya se ve que los hay más laxos o más duros. Si además el gobierno Sánchez ha decidido endosar la última palabra al Supremo (no al Ser Supremo, que también podría aunque no parece probable, sino al Tribunal Supremo), la denostada judicialización de la política alcanza el summum, el non va plus y el sursum corda. Veremos a nuestros jueces cambiar las togas por batas blancas.

En los momentos difíciles es preciso dar la cara y no adoptar la postura del avestruz. Ni siquiera se puede escudar el ejecutivo central en que no ha habido tiempo porque lo han dejado pasar como si tal cosa cantando el “fumando espero a la vacuna que más quiero”. Se avecina un buen carajal, un pandemónium con el verano a la vuelta de la esquina. Consolémonos con que al menos el cohete chino no nos cayó encima. Debió ser por una gestión del Tribunal Supremo… a instancias de Pedro Duque, nuestro ministro astronauta.​

La UE no ha renovado ‘de momento’ su contrato con AstraZeneca en junio

La UE no ha renovado ‘de momento’ su contrato con AstraZeneca en junio

La UE no ha renovado ‘de momento’ su contrato con AstraZeneca en junio

10 mayo, 2021

LA COMISIÓN EUROPEA ANUNCIÓ A FINALES DE ABRIL EL INICIO DE PROCEDIMIENTOS LEGALES CONTRA ASTRAZENECA POR INCUMPLIR SU CONTRATO DE SUMINISTRO

Corredor de Bolsa en Wall Street, Nueva York. EFE/ Justin Lane

La Unión Europea (UE) no ha renovado «de momento» el contrato con AstraZeneca para el suministro de vacunas contra la covid-19 tras los incumplimientos del contrato por parte de la compañía, aseguró este domingo el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton.

El contrato actual se extiende hasta finales de junio y «no hemos renovado el pedido después de junio. Veremos qué pasa», dijo Breton en una entrevista televisiva en FranceInfo, en la que precisó que esta decisión ha sido tomada «de momento».

El comisario francés aseguró que los incumplimientos de AstraZeneca son «esencialmente» la causa por la que la UE tuvo un inicio más lento de su vacunación en los primeros meses del año, ya que ese laboratorio dio preferencia a los envíos a otros países, como Reino Unido o Israel.

Bretón afirmó que está «absolutamente seguro» de que esos problemas de aprovisionamiento se han terminado y que la UE terminará el año con una capacidad de producir «más de 3.000 millones de vacunas al año».

Gracias a ese aumento de la producción, recalcó que la UE podría tener vacunada al 70 % de su población para mediados de julio.

La Comisión Europea anunció a finales de abril el inicio de procedimientos legales contra AstraZeneca por incumplir su contrato de suministro.

Según Bruselas, el laboratorio anglosueco solo entregó a la UE 29,8 millones de dosis en el primer trimestre del año, con otros 70 millones previstos para el segundo, frente a los 400 millones previstos en el contrato para los seis primeros meses de 2021.

Breton añadió que los 1.800 millones de dosis adicionales que la UE ha contratado con Pfizer para su entrega entre 2021 y 2023 podrían costar más de lo previsto, aunque evitó dar detalles concretos.

«Puede que haya un costo adicional, pero dejaré que las autoridades competentes lo detallen en su momento», indicó.

Francia comenzará su próxima etapa del desconfinamiento el próximo día 19, con la reapertura de museos, teatros y otros centros culturales, así como de las terrazas de restaurantes y bares.

Breton reconoció que hay un «gigantesco» deseo por parte de la población «de socializar, salir, tocarse y viajar», pero recordó que habrá que seguir manteniendo medidas de precaución (como mascarillas o distancia social) durante un tiempo.

Aena pierde en el Supremo y las tiendas de los aeropuertos pasan a considerarse concesiones

Aena pierde en el Supremo y las tiendas de los aeropuertos pasan a considerarse concesiones

Aena pierde en el Supremo y las tiendas de los aeropuertos pasan a considerarse concesiones

10 mayo, 2021

NO SE TRATA DE CONCESIONES SOBRE BIENES DE DOMINIO PÚBLICO AEROPORTUARIO QUE DEBAN MUTAR A CONTRATOS DE ARRENDAMIENTO, COMO SOSTENÍA AENA ALUDIENDO AL DECRETO LEY DE 2010 DE ACTUACIONES EN EL ÁMBITO FISCAL, LABORAL Y LIBERALIZADORAS PARA FOMENTAR LA INVERSIÓN Y LA CREACIÓN DE EMPLEO

Corredor de Bolsa en Wall Street, Nueva York. EFE/ Justin Lane

El Tribunal Supremo ha considerado en una sentencia que las tiendas de los aeropuertos son concesiones y no alquileres, entre otras razones porque estos comercios abonan una renta mínima garantizada anual, independientemente de los resultados de la actividad desarrollada.

En una sentencia fechada el pasado 8 de marzo adelantada por el diario Expansión, la sala de lo contencioso ha desestimado el recurso presentado por el gestor aeroportuario contra una resolución de la Audiencia Nacional.

El Supremo se remite a la directiva europea de concesión de servicios, que indica que «en el sector aeroportuario, estas actividades incluyen también servicios que se ofrecen a los pasajeros para contribuir al buen funcionamiento de las instalaciones y que se consideran normales en un aeropuerto eficaz y moderno, como comercios, servicios de restauración pública y aparcamientos».

Las tiendas de los aeropuertos, añade el Supremo, entran de lleno en la categoría de concesiones, un contrato a título oneroso celebrado por escrito en el que se confía la prestación y la gestión de servicios a uno o más operadores económicos.

Esto implica «la transferencia al concesionario de un riesgo operacional en la explotación de dichas obras o servicios», ya que este asume un riesgo operacional «cuando no esté garantizado que, en condiciones normales de funcionamiento, vaya a recuperar las inversiones realizadas ni a cubrir los costes que haya contraído».

No se trata de concesiones sobre bienes de dominio público aeroportuario que deban mutar a contratos de arrendamiento, como sostenía Aena aludiendo al decreto ley de 2010 de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo.

Por el contrario, indica el Supremo, las tiendas, comercios y restaurantes de los aeropuertos están sujetos a un proceso de contratación efectuado en 2017, mediante licitación pública tras una resolución del Tribunal Administrativo Central.

El covid, mucho más que números

El covid, mucho más que números

El covid, mucho más que números

09 mayo, 2021

JESÚS JULIO CARNERO, CONSEJERO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y DESARROLLO RURAL DE CASTILLA Y LEÓN

Corredor de Bolsa en Wall Street, Nueva York. EFE/ Justin Lane

Desde mi habitación, en el box número 3 de la UCI Polivalente del Hospital Río Hortega, el único contacto que he tenido con la naturaleza ha sido observar, en el solitario árbol que se avistaba, a una pareja de pegas o picazas, como decimos aquí, y cómo, de manera parsimoniosa, y eso sí responsable, iban construyendo su nido palito a palito. Lo hacían únicamente en las primeras horas del día y no dedicándole mucho tiempo.

Yo me preguntaba qué hacían durante el resto del día y llegué a una conclusión sencilla, pero que muchas veces se nos escapa a los humanos: ¡vivir!, ¡volar!, sencillamente eso. Cuando abandoné la UCI, el nido estaba meticulosamente construido y quién sabe si ya con los huevos que, en poco tiempo, alumbrarían a los polluelos. El pasado 2 de febrero ingresaba por COVID en dicho hospital de Valladolid.

Desde que había dado positivo, el 29 de enero, se había complicado con el desarrollo incipiente de una neumonía que, de pronto y en los siguientes días, dejó de serlo, para pasar a invadir con todo rigor y extensión mis pulmones, lo que dio lugar a que me trasladaran a la UCI. Han sido 80 días hospitalizado, de los cuales 61 los he ‘pasado’ en esa UCI, estando 35 días ‘dormido’, intubado. ¡Cómo no tener esperanza, ánimo, viendo a esos pájaros! Pero no era fácil, todo se iba complicando, la situación se agravaba. Sin embargo, cuando estaba despierto, esa pareja me alentaba a luchar y con su actitud, desde luego, eran muy persuasivos. Pero no solo eso. Al personal sanitario del Sacyl, de nuestro sistema de Salud, no le puedo sino estar tremenda y perpetuamente agradecido. En primer lugar, a mi doctora de cabecera (sí, ya sé que ahora se llama de atención primaria, pero a la mía la siento desde hace más de 25 años siempre cerca de mí cuando la necesito) porque rápidamente, en pocas horas, se percató, con mis  antecedentes, de que aquello podía perfectamente derivar de manera negativa. De ahí, al ingreso hospitalario.

En segundo lugar, mi agradecimiento a los neumólogos y cardiólogo así como al resto del personal de los servicios de neumología y cardiología por haber diagnosticado que el ingreso hospitalario por sí no era suficiente y había que subir un escalón más. Su trato, su sabiduría posibilitó el mismo. Y así, y en tercer lugar, tengo que agradecer al equipo de la UCI de dicho hospital el trabajo sabio, los desvelos, y el cariño de todo el personal: jefe de servicio, médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, fisioterapeutas, celadores, servicios de limpieza, peluquería, etc. A todos ellos quiero agradecerles que me hayan devuelto a la vida, les llevo y les llevaré en mi corazón de manera indeleble. Y además, me siento muy orgulloso de pertenecer a la misma sociedad, la nuestra, la castellano y leonesa, que todos ellos. Porque no vayan a pensar que en ese lugar quien presta sus servicios, dada la alta cualificación del mismo, son personas venidas del más allá, naturales de Boston, Londres, Cambridge o Los Ángeles. Lo que uno se encuentra allí son personas, déjenme llamarles paisanos, en definitiva españoles que descienden de Ribas de Campos o Duruelo de la Sierra o que son de Langayo, Villafrechós, Íscar, Tudela, Peñafiel, Villalar, Montemayor, Cuenca de Campos, Rioseco, Laguna de Duero, San Pedro de Latarce, Medina, Villamayor de Campos, Torres del Carrizal, Cerecinos, Vezdemarbán, Moralina de Sayago, Villada, Peñaranda de Bracamonte, La Bañeza, Astorga, Puebla de Sanabria, Porto, Torquemada, y también de Lalín, Torrelavega, Huelva, Badajoz, Valladolid y Zamora.

¿Quién puede hablar, a la vista de todo esto, de lugares vaciados cuando todos ellos mantienen un nexo de unión único, verdadero y perpetuo con sus lugares de origen? ¿Por qué no le damos la vuelta a todo esto y pensamos que, precisamente y gracias al mundo rural, se está sustentando el urbano? Que son perfectamente complementarios y que el rural no deja de ser el que alumbra la materia prima, las personas, que hace que el otro, el urbano, sea próspero, dinámico y a la vez garante de que nuestros pueblos sigan con vida, para que nos puedan alimentar mediante la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria. A cambio debemos garantizarles una adecuada prestación de servicios esenciales, como los sanitarios, educativos, sociales, de transporte y de telecomunicaciones.

Los pueblos a los que me he referido antes son algunos de los lugares de procedencia del personal que presta sus servicios en dicho hospital. La UCI es un lugar complejo, donde uno observa y ve y ¿qué es lo que ve? Ve con qué cariño tratan a los intubados, a los sedados, cómo les cambian de postura varias veces al día, les asean en toda la extensión del término, les afeitan, les hablan, pero ellos no oyen, nosotros no oímos, estamos en un sueño que solo admite dos resoluciones: que sea eterno (y ellos, con los médicos a la cabeza, luchando para que no sea así) o sea reparador. Todo ese buen
hacer y vocación de servicio que realizan con los intubados, lo han hecho conmigo y todo eso solo se puede hacer desde su sabiduría y cariño, y eso, estoy convencido, que aún dormidos, lo hemos sentido. Allí uno se da cuenta que el COVID no son números de infectados, de altas hospitalarias, etc.; allí uno percibe y ve el drama personal, individual y familiar de esta pandemia; cada persona no es un número, es una historia concreta y vivible.

Por otra parte, ser sanitario no es una profesión, o sí lo es, también es mucho más, y ese mucho más nos lleva a algo tan esencial como es la fraternidad. Yo pensaba que aparte de ser un concepto cristiano, y por tanto no universal por cuanto no todos lo somos, era una idea surgida de la revolución francesa, es decir era un concepto social, de convivencia. Y allí, en la UCI, he descubierto que la fraternidad nos conecta con la humanidad, con la esencia de qué somos y eso los sanitarios lo llevan en su ADN hasta sus últimas consecuencias con su arrojo, su valentía, su predisposición, su amor en definitiva al otro, al que le falta firmeza o le queda ya muy poca. La UCI es un lugar en que la mejor manera de salir de ella es llorando, como
cuando se nace, porque salir de ella es volver a nacer. Eso sí, uno sale llorando pero ellos, los sanitarios, me han demostrado que su entereza es la elegancia de su alma individual y colectiva.

A la vista de todo ese despliegue tanto humano como material, piensen que solo la cama física donde permanecemos en la UCI cuesta más de 20.000 euros, es decir estamos ‘subidos’ en un Ferrari, uno reflexiona y tiene claro que necesitamos que nuestra sociedad sea dinámica y Castilla y León tiene que ser próspera, fuerte económicamente para poder mantener lugares y servicios como los de las UCIs de nuestros hospitales. No podemos parar. Lo contrario son las imágenes que se ven en la tele de la India y de algunos países iberoamericanos y que yo no puedo mirar porque no soporto, aún en mi recuperación, ver lo que sé que les está pasando a esas personas al faltarles el ‘aire’ a la puerta de un hospital, en mitad de una calle o en un coche.
Y todas estas reflexiones me llevaban allí a una más profunda y que es sencilla, pero que nunca reparamos en ella, la vida no nos pertenece. Ello siempre me lo inculcaron, primero mi abuela y luego mi madre, y sin embargo, no era algo en lo que reparara mucho. Vivía al día. Pensaba que era dueño y señor de mi vida. Los romanos inventaron un concepto, el del usufructo para los bienes materiales.

En la antigua Roma el usufructus “est ius alienis rebus utendi fruendi, salva rerum substantia”. Lo inventaron como concepto unido a la cosa ajena y, sin embargo, en los largos días de estancia en la UCI pensaba que si algo es la vida de cada uno es un usufructo. Debemos vivirla en su plenitud, usándola y disfrutándola, pero eso sí, dejando a salvo su substancia, que no es otra sino la de la responsabilidad hacia uno mismo y también hacia los demás. Por ello, ante esta pandemia, debemos ser responsables ante todo y por todos, vacunándonos, usando la mascarilla y el hidrogel, guardando la
distancia. Todo ello para que podamos usar y disfrutar ese usufructo maravilloso que es la vida. Ahora regreso de nuevo al Camino, con una nueva oportunidad que me da la vida, que intentaré usar con responsabilidad y con la sabiduría de quien ha estado cerca del sueño eterno y sabe que no debemos malgastar el tiempo. Mi mensaje es de aliento para los que están sufriendo, padeciendo, y que mi ejemplo les pueda servir de estímulo como
a mí me sirvió esa pareja de pájaros que me alentó a seguir en la lucha vital. Escribo estas líneas como gratitud a todos los que me han ayudado a estar hoy aquí: la Virgen de los Dolores de la Veracruz, a la que me encomendé, los médicos y resto de personal sanitario, con su sabiduría y fraternidad, el aliento, la oración y el empuje que he recibido de agricultores, ganaderos, Opas, Urcacyl, Vitartis, empresas agrarias, alcaldes, compañeros de trabajo, representantes institucionales y de las distintas opciones políticas, medios de comunicación, compañeros del Gobierno de la Junta de Castilla y León con su Presidente a la cabeza, amigos y sobre todo de mi familia y, especialmente, de mi mujer, Rosa.

Jesús Julio Carnero García
Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural

ACS prevé elevar el beneficio cerca del 30 % en 2021 apoyado en Abertis

ACS prevé elevar el beneficio cerca del 30 % en 2021 apoyado en Abertis

ACS prevé elevar el beneficio cerca del 30 % en 2021 apoyado en Abertis

07 mayo, 2021

FLORENTINO PÉREZ HA INDICADO TAMBIÉN QUE LA INCORPORACIÓN DE NUEVOS ACTIVOS FORTALECERÁ EL CRECIMIENTO DE ABERTIS EN NORTEAMÉRICA Y EL ANÁLISIS DE OPORTUNIDADES FUTURAS

Corredor de Bolsa en Wall Street, Nueva York. EFE/ Justin Lane

ACS prevé que el beneficio neto del grupo crezca este año en el entorno del 30 % apoyado en la rentabilidad de Abertis y en la evolución positiva que se espera en los tráficos de sus autopistas tras las caídas registradas a causa de la pandemia y las restricciones a la movilidad.

Según ha señalado en la junta de accionistas el presidente de ACS, Florentino Pérez, la recuperación debe reflejarse claramente en Abertis después de un año gravemente afectado por las medidas para hacer frente a la pandemia y ha destacado que en 2021 ya están aumentando los tráficos.

Por consiguiente, de confirmarse esta tendencia, se espera un incremento de la rentabilidad de Abertis y del beneficio neto de ACS para el presente ejercicio.

Florentino Pérez ha indicado también que la incorporación de nuevos activos fortalecerá el crecimiento de Abertis en Norteamérica y el análisis de oportunidades futuras. Con todo ello, Abertis explora nuevas oportunidades de inversión en proyectos para diversificar su cartera de concesiones y su fuente de beneficios.

Por otro lado, ha señalado que ACS está en pleno proceso de transformación, concentrando sus actividades en las áreas de construcción y concesiones, y que el grupo mantendrá sus objetivos de rentabilidad y eficiencia para garantizar un retorno «adecuado» a los accionistas.

«Nos encontramos en la senda de la recuperación económica», ha señalado Florentino Pérez

Durante su discurso, Florentino Pérez ha subrayado que nos encontramos en la senda de la recuperación económica y que el avance en la vacunación en los países más afectados augura un segundo semestre de crecimiento global, una vez se relajen las restricciones a la movilidad impuestas por los distintos gobiernos.

Con ello, se espera una reactivación de las economías desarrolladas, que son las que sufrieron el mayor impacto de la pandemia.

Además, todos los grandes países están anunciando importantes planes de recuperación para salir del parón económico que se orientan en generar actividad, en buena parte mediante la inversión en infraestructuras, rescatar empresas en sectores afectados o distribuir financiación para evitar la destrucción del tejido empresarial.

ACS tiene identificados potenciales proyectos de concesiones de infraestructuras por 250.000 millones de euros a desarrollar en los próximos años en EE. UU., Canadá, Australia y Europa.

La compañía, que trabaja en su nuevo Plan de Sostenibilidad 2021-2025, ha aprobado la distribución de un dividendo flexible total de 1,85 euros por acción, así como la reelección de Carmen Fernández y de José Eladio Seco como consejeros independientes de la sociedad.

A finales de marzo ACS anunció que su consejero delegado, Marcelino Fernández Verdes, dejará este cargo, que ocupa desde mayo de 2017, aunque continuará siendo consejero delegado de Hochtief y presidente de Abertis.

ACS obtuvo un beneficio neto de 574 millones de euros en 2020, un 40,3 % menos respecto a un año antes debido a la menor aportación de la concesionaria de autopistas Abertis, que se redujo en 280 millones por la caída de los tráficos durante la pandemia.