EL DORADO Y SUS CONVENIOS

EL DORADO Y SUS CONVENIOS

EL DORADO Y SUS CONVENIOS

18 mayo, 2021

Amenazaron con ello y lo hicieron; levantaron las alfombras todas en el Ayuntamiento de Murcia en busca del arca perdida, donde al parecer se debían refugiar los secretos mejor guardados de nuestra Casa Consistorial. Metieron sus manos presurosas en ella, y se toparon de repente con convenios urbanísticos inextricables, y con sus más inextricables condiciones todavía. Unos convenios, por otra parte, harto conocidos, los de la zona Norte, que estaba destinada a convertirse en ‘El Dorado’ de Murcia. Y este hipotético hallazgo nos podría dejar una presunta deuda de 125 millones de euros.

De antemano, sabíamos que la moción de censura en la capital, iba a conllevar serias consecuencias. Lo que no podíamos aventurar siquiera es que en la ágil práctica del deporte olímpico del levantamiento de alfombras, tan cacareado como anunciado, se llegara al extremo de desempolvar un septeto de convenios suscritos en la época de “la grandeur”, que nos podrían costar 125 millones a los murcianos. En consecuencia, el Ayuntamiento podría enfrentarse a la mayor crisis económica de su historia, provocada por los susodichos convenios norteños. Los distintos servicios municipales están estudiando ahora la situación técnica y jurídica de cada uno de estos siete magníficos convenios con el objetivo de determinar la solución más factible. Si es que la hay.

Las posibles reclamaciones judiciales por siete convenios urbanísticos no ejecutados en la zona Norte del municipio de Murcia tienen la culpa, y podrían ocasionar un agujero de unos 125 millones de euros al Consistorio. Este hecho insólito implicaría cinco años de paralización de inversiones en el municipio.

Tras la sentencia que da la razón a la promotora Mamusa, sociedad que quería construir 5.000 viviendas en El Dorado norteño, el ayuntamiento se ve obligado a pagar 20 millones de euros. El fallo ya ha sido recurrido, según el concejal Andrés Guerrero, quien advirtió que el resto de constructoras, que firmaron convenios con el Ayuntamiento desde 2005, podrían basarse en esta sentencia lo que nos conduciría a la mayor crisis económica del Ayuntamiento, jamás contada ni vivida en la Murcia moderna.

En cambio, para el PP la situación estaba controlada porque los convenios de las discordias más importantes ya se estaban reconduciendo. El concejal popular Antonio Navarro detalló que todas las actuaciones estuvieron coordinadas con el Departamento de Fomento, que dirige precisamente Mario Gómez; y que estaban abiertas negociaciones en pos de alcanzar acuerdos con los promotores para trazar una estrategia conjunta en busca de un nuevo modelo de ciudad, basado en reducir la edificabilidad, por medio de la modificación de convenios.

A su vez, el también concejal popular Eduardo Martínez-Oliva afirmaba que el equipo de Ballesta había dejado en la caja más de 120 millones para acometer inversiones y 41 millones de liquidez para atender cualquier incidencia. Mas mucho me temo que esta incidencia, si se consumara, no sería una incidencia cualquiera, la suma ascendería a 125 millones de euros que tendríamos que asumir en el peor momento, en plena crisis económico-sanitaria.

De esta incierta suerte, sin comerlo ni beberlo, porque los murcianos de a pie no hemos catado el oscuro encanto del urbanismo, si las cosas salieran mal en los juzgados, y los precedentes no son nada halagüeños, podríamos tener que afrontar una deuda millonaria por unos convenios que, al parecer, cuando se convinieron no nos convenían. Y a los hechos me remito. De momento, ya hay una sentencia que nos condena a pagar 20 millones. Sí, está recurrida; pero vano consuelo…

EL DORADO Y SUS CONVENIOS

EL FLA-CASO

EL FLA-CASO

17 mayo, 2021

La Región vuelve a recurrir al FLA como tabla salvadora. Este año, solicita casi 1.700 millones, exactamente 1.669 millones al FLA para «aliviar la infrafinanciación”. Javier Celdrán insiste en poner de manifiesto la flagrante injusticia del sistema financiación y reitera que “no será la última vez que tengamos que acogernos a este fondo, porque el Ministerio da muestras claras de seguir con el maltrato financiero a la Región”.

Les recuerdo que la Región de Murcia recibe 2.509 euros por habitante, frente a los 2.715 euros por habitante de la media nacional, y un murciano recibe unos mil euros menos que un cántabro. Parece inaudito, pero así es; y somos junto a la Comunidad Valenciana, los peor financiados

En consecuencia, el Ejecutivo regional se ha visto obligado a pedir la adhesión al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) un año más, para atender necesidades básicas de financiación por valor de 1.669 millones y «aliviar la infrafinanciación que lastra a la Región de Murcia desde hace más de una década”, según ha manifestado con vehemencia consejero de Economía, Hacienda y Administración Digital, Javier Celdrán. No obstante, esta reincidencia en el uso de semejante artilugio no hace sino aumentar nuestro “Fla-caso”. Porque este fla (y los anteriores) habrá que devolverlos tarde o temprano. Y nuestra millonaria deuda no está para más in-Fla-maciones. Como ya saben, cerramos 2020 con una deuda de 10.182 millones de euros, y ya vamos camino sin remedio rumbo a la mefítica frontera de los once mil millones.

Sin embargo, no le falta razón al consejero, el agravio comparativo es evidente y muy dañino para nuestra economía; aunque hay que recordar que, a lo largo de esta última década, se han sucedido gobiernos de diferente color, y ninguno ha mostrado ni el más mínimo interés por rectificar (que dicen que es de sabios) tamaña injusticia.

El titular de Hacienda ha vuelto a recalcar por enésima vez que la Región de Murcia sigue siendo, junto con la vecina Valencia, “la comunidad autónoma peor financiada”. Y hace bien en reivindicar lo nuestro; y espero que así siga siendo cuando Sánchez sea historia, como ya lo es Zapatero, a quien se debe tal tropelía. Sin embargo, en los tiempos de Rajoy tampoco nos fue mucho mejor, no se avanzó ni un ápice en este sentido, y en aquel entonces (no tan lejano) en esta Región se protestaba en voz baja, muy en voz baja. Y Fla-queando que es gerundio.

NATURALICÉMONOS

NATURALICÉMONOS

NATURALICÉMONOS

27 mayo, 2021

Hace aún pocos meses el entonces vicepresidente Iglesias dijo públicamente que había que naturalizar el insulto. Estos últimos días, desde el gobierno Sánchez se nos invita a naturalizar, a ver como algo natural, el indulto. Nos hallamos, parece, ante el gobierno más natural del mundo mundial. ¿Qué será lo próximo que haya que naturalizar? El naturalizador que lo naturalice buen naturalizador será…

Así estamos, señor Macario, de insulto en indulto y tiro porque me toca, que es lo más natural, oiga. Es natural como el agua que llega corriendo alegre desde el manantial, podríamos cantar con el artista Emilio José del tardofranquismo, año 1973, Festival de Benidorm. ¡Ay, no! Que eso puede no ser natural, está proscrito porque vivíamos en dictadura y a lo mejor nos cae la Ley de Memoria Histórica encima o tildan la canción de machista porque en un estribillo decía que “lava, cose, llore y ríe, ay, mi Soledad”.

¿Cuál será la próxima ocurrencia naturalista de quienes ostentan el poder? Se admiten apuestas. Tienen en teoría algo más de dos años para fabricarlas, rodearlas por supuesto de un gran aparato propagandístico y mediático, y venderlas al consumidor… que poco a poco se consume entre la perplejidad, el desencanto y la resignación cristiana, budista o taoísta, que igual da en estos casos.

Es natural, qué duda cabe, que el poder político tienda a perpetuarse pues es algo que va en sus genes, pero hay modos y modos. O modos y modas. Y está de moda solemnizar lo banal, que es otra forma de presentar como natural hechos o realidades más bien artificiosos, eventos de marketing político que básicamente persiguen los titulares del día o distraer la atención de cuestiones más espinosas o molestas.

Al final, al final, a lo que más se resisten los políticos y quienes ocupan altos puestos de responsabilidad es a algo que debiera ser tan natural como dimitir o echarse a un lado cuando hay razones o se dan circunstancias para ello. No, dimitir no es natural porque es ir contra el sistema; y además te pueden llamar traidor, tránsfuga y otras lindezas similares.

Define la docta Academia “natural”, en una de sus acepciones, como “regular y que comúnmente sucede”. Razón de más para concluir que hay que pensárselo dos veces antes de adjetivar a algo como “natural”. Porque algo suceda muchas veces no vamos a darle carta de naturaleza así como así, ¿no creen?

NATURALICÉMONOS

PARTIDO A PARTIDO

PARTIDO A PARTIDO

25 mayo, 2021

Pues sí. Al final quien se llevó el gato al agua con su célebre partido a partido fue el Atlético de Madrid, equipo sufridor donde los haya… y que hace sufrir. Lógicamente, los títulos se valoran más así. Partido a partido ha ido sumando los puntos necesarios para proclamarse campeón de esta extraña Liga: la de la pandemia y los estadios vacíos, pero Liga al fin y al cabo. Independientemente de cuál sea el equipo preferido de cada uno, al campeón solo cabe felicitarle deportivamente.

Junto con la felicitación cabe además hacer una reflexión sobre el liderazgo del Cholo Simeone, que se puede extrapolar a tantos ámbitos de la vida. Lleva, y se dice pronto, casi diez años ocupando el banquillo, que en el fútbol suele convertirse –nunca mejor dicho– en el banquillo de los acusados pues el entrenador suele ser la primera pieza en caer cuando las cosas no van bien o se tuercen o le entra el canguelo al presidente de turno.

¿Qué cualidades destacan en el Cholo? Quienes le ven sobre el terreno de juego cada domingo (y lo de sobre el terreno del juego es casi literal aunque esté prohibido para un entrenador) enseguida dirán que la pasión. Tiene los seis sentidos –sí, seis– en lo que hace y vive para ello. Si le meten un gol a su equipo siente alma de portero, si lo mete el Atleti él es el delantero que remata, si recuperan un balón en campo contrario él es quien empuja al equipo en la presión.

La defensa cerrada e incondicional de los suyos es otra de sus señas de identidad. Con ellos, con todos ellos sean titulares o suplentes habituales, gana, empata o pierde. Les transmite, con su lenguaje corporal y con su verbo cuando es necesario, una empatía contagiosa. Les hace ser otros Simeones (y uno se acuerda del Simeone jugador, copia genuina del entrenador que es ahora). Incluso alguno, como el capitán Koke, es su prolongación en el terreno de juego: a tal extremo llega su conexión emocional y táctica.

Y finalmente: vive intensamente el presente, el famoso “partido a partido”, que es lo único sobre lo que se puede operar, pero al mismo tiempo es un visionario inconformista que siempre desea más para el futuro de su equipo. No se apoltrona, no va por la vida excusándose y siempre mira hacia adelante.

Líderes apasionados, empáticos y visionarios necesita nuestra sociedad en muchas esferas de lo privado y de lo público. Hay espejos, no espejismos, donde mirarse. El del Cholo es indudablemente uno de ellos, y no se fabrica artificialmente: lo lleva dentro y va haciéndose.

Tarajal 2050

Tarajal 2050

Tarajal 2050

La realidad, a veces, nos sorprende. Otras, sin pretenderlo, nos da la razón cuando hemos aventurado algo. Nos pasa hasta a los periodistas más malvados y críticos, sobre todo con este desgobierno.

A mí sin ir más lejos. El pasado doce de mayo me refería -y perdón por la autocita- al Estado de Carajal en que Pedro Sánchez y sus esbirros tenían sumida a España, entre vacunas que se ponen o no, desgobiernos que se forman o no en Cataluña, manadas de tabernarios en Madrid…

Y viene la vida y te dice que el Estado de Carajal se concreta ahí al lado, en nuestro país, en la cercana y querida tierra de Ceuta, en la playa del Tarajal, que ha sido un carajal con T. Con T de tremendo, con T de taimado, con acento en la i de alauita, de tarugo, de temeroso, de terco, de terrible, tibio, tiránico, torcido, torpe, tosco, tóxico, traidor, tramposo, transgresor, traumático, tumultuoso, turbulento. Con T de tonto.

Ahora, tomen ustedes, como si entraran en el supermercado de Masterchef, los adjetivos que apetezcan y predíquenlos de los dos culpables del carajal del Tarajal: el sátrapa gordo, depravado y vicioso que reina feudalmente en Marruecos, o el narcisista pagado de sí mismo,  rresponsable e incompetente que gobierna -es un decir- en España. Súrtanse bien, que no les va a sobrar ni uno.

No voy a gastar ni una letra más en el cebú déspota de Rabat, que se enriquece minuto a minuto por sus gabelas de esto y de lo otro, sus chantajes, sus fraudes, la mafia elevada a la consideración de Estado de la que se rodea.

Y tampoco merecería la pena hacerlo con el felón, el cobarde, incapaz, inepto, obtuso, negado, desmañado, nulo, negado, inútil, cerril, desastre, zote o zopenco -que ninguno empieza en T- de quien no ha sabido ni querido prestar atención al peligro que la cercana  ecindad del gordo supone para España.

“En vías de solución”, dicen sus corifeos que está la más grave crisis diplomática que hemos afrontado en veinte años. Diplomática, digo, porque solo era una crisis humanitaria en el momento que el tirano utiliza -como su padre en la Marcha Verde- a su pueblo sojuzgado y empobrecido como ariete, poniéndole autobuses en las escuelas del interior diciéndoles que van de excursión y, quién sabe, que España les iba a coger con los brazos abiertos. De entre todos esos, seguro que había quince, veinte, cien, que cobraban un buen sobre de las arcas del mafioso, para animar y jalear a los pobres ignorantes que tiraron al mar.

En vías de solución después de haber regalado 30 millones de euros de todos los españoles -suyos y míos, o sea- ¿a Marruecos? Que va, al marrullero que se va de polvitos blancos y culitos prietos en sus escapadas a París (que me parecería muy bien si no fuera, subsidiariamente, con el producto de sus estafas y chantajes).

¿Y el Gobierno español? Decía el pasado 10 de mayo, y perdón otra vez por la autocita, pero es que se da cuenta uno de que es muy bueno, que estábamos sin Gobierno en España. Y otra vez, la realidad, nos pone en nuestro sitio. No, no es que estemos sin Gobierno, es que están pensando, “luces largas”, ellos que adolecen de luces, en qué van a hacer de nuestro país para 2050. Para ese entonces, Pedro Sánchez tendrá 78 años y esperó que nos lo hayamos sacudido mucho antes. Y el marroquí monarca, al agüita.