Al mismo tiempo que avanza la vacunación, y remite -aunque no acabe de irse- la pandemia, empiezan a llegar señales de que también la crisis económica está retrocediendo. En este sentido el BBVA Research va más allá todavía, y prevé que la Región supere en 2022 el nivel de PIB pre-Covid, lo cual de cumplirse constituiría una excelente y casi diría que inesperada noticia. Que, en tan corto espacio de tiempo, recuperemos los niveles pre-pandemia, hace apenas un trimestre nos hubiera parecido cosa de magia… de magia negra.

Pero hete aquí, que, según las previsiones de BBVA Research, la actividad en Murcia podría crecer un 5,5% en 2021 y un 6,5% en 2022. De confirmarse estos pronósticos, la economía murciana crearía unos 36.000 nuevos empleos en el periodo 2019-2022. Y el PIB regional, al final del próximo año, se situaría  casi un punto y medio por encima del nivel de 2019.

Como no podía ser menos, el consejero de Economía, Javier Celdrán, no cabía en su gozo al conocer este informe. El titular de Hacienda recalcó que el BBVA revelaba que la Región de Murcia “está siendo una de las comunidades que mejor está soportando la grave crisis social y económica causada por la pandemia”.

Pero hasta el propio Celdrán observó serios problemas que podrían frustrar tan felices predicciones. Porque la reactivación puede estar muy condicionada por variables que van a tener una decisiva influencia en el crecimiento, como el sistema de financiación autonómica (tan injusto con nuestra Región), o la guerra del agua, que puede frenar en seco (y no es un juego de palabras) a un sector clave como el agroalimentario.

En suma, no intentemos vender la leche antes de ordeñar la vaca. Las del BBVA son sólo predicciones y augurios; buenos, pero augurios… Y augures tiene la Santa Madre Economía, muchos de ellos yerran el tiro con desusada alegría y, si no dan en la diana, siguen tan felices sus económicas majestades elaborando sesudos pronósticos, que unos se cumplen y otros no. Como los pimientos de padrón; estas últimas predicciones, al menos, hacen que nos pique la curiosidad.

Veremos si aciertan, entonces el picor será más dulce que nunca. Aunque yo no las tengo todas conmigo; porque podemos crecer como nunca, y seguir como siempre…